miércoles, 23 de enero de 2013

No quiero estar solo...

Historias Reales de Personas Reales...

Efraín se siente totalmente desconcertado no desea más seguir con Noemí, pero ella, insiste.
Noemí piensa y cree que pueden resolver sus conflictos y diferencias.
El único problemas es que Noemí, no es lo que se llama una negociadora. Por el contrario, su estilo confrontativo, de reclamos, de enojos y de llantos de rabia y coraje alejan cada vez más a Efraín.

Efraín la quiere, no se siente enamorado, pero no quiere estar solo.
Su historia personal está colmada de eventos de soledad muy dolorosos ante pérdidas importantes.
Y por ello, aguanta que Noemí se comporte de esa manera tan impertinente hacia él.

Lo paradójico de la situación es que de cualquier manera se siente más solo que nunca. En mi artículo la soledad en pareja hablo de esta parte en la que soledad es una condición que por momentos nos mantiene atados a condiciones que no queremos vivir, a parejas que ya no toleramos, a situaciones que nos destruyen y laceran el alma.

Efraín no quiere estar solo. Noemí tampoco. Dos soledades tratando de resolver una existencia desgastada.
Llena de sufrimiento y dolor.
Toleran condiciones conflicto, gritos, insultos, pero al final, se piden disculpas y prometen intentarlo de nuevo, volver a lo mismo todos los días.

Sí todos los días de nuestra existencia estamos aterrados por no estar solos.
Entonces tenemos un gran problema.
Tenemos que convivir con nuestra propia existencia el resto de nuestros días con o sin pareja.

En mi sitio puedes encontrar una infinidad de artículos relacionados con las rupturas.

Ana Giorgana

Visita nuestro canal de youtube


Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform