Ana Giorgana

lunes, 22 de abril de 2013

Carmela y su dependencia emocional...

Historias Reales de Personas Reales...

Carmela es una mujer que parece que todo le sale bien, es muy exitosa en todo lo que emprende, en todo excepto en la vida amorosa. Siente que se muere cuando no tiene pareja, pero sobre todo siente que cae en una ola de vacío cuando no está junto a Vicente.

Vicente lo es todo para ella, es capaz de mirar y adivinar su pensamiento para que él nunca se vaya de su lado: lo atiende, se viste para él, termina sus proyectos con rapidéz para pasar más tiempo con Vicente, sale del trabajo y sus momentos libres son para él. No existe nadie en el mundo más importante para ella que su "gran amor por Vicente.

Vicente se siente amado y lleno de atenciones pero también coartado en su libertad. No puede tomar una sola decisión que no sea consultada con Carmela, lo cuál ya le pone de mal humor y lo irrita.  Carmela tiene que saberlo todo:
- ¿Dónde va?
- ¿Con quién está?
- ¿A que hora se desocupa?
- ¿Quiénes son sus amigos?
- ¿Cuáles son sus planes?

Y claro, todos si estamos en pareja, deseamos conocer del otro y estar atentos a sus actividades e interéses, pero eso, es muy distinto a sentir que el mundo se nos viene encima, sí como Vicente, tiene otras actividades y Carmela se molesta, se enoja, lo humilla, lo chantajea.



Ella depende emocionalmente de Vicente. Requiere de estar en contacto con él todo el día. Le llama por teléfono, le cae por sorpresa en la oficina. Lo invita a comer de manera inesperada. Lo espera cuando está a punto de salir del trabajo. Lo quiere acompañar a todos lados. Pues para eso, son una pareja o ¿no?


Carmela está loca de amor por Vicente, pero sus formas de relacionarse son dependientes, el día que por alguna razón, Vicente está ocupado, ella espera y espera, y espera hasta que el se aparezca, además de sentir un inmenso vacío, depresión y no saber qué hacer con su tiempo.

Carmela como toda pareja aquejada con dependencia emocional sostiene en su vida una gran esperanza de amor: llegará un día que Vicente solo esté para ella y sus necesidades de dependencia afectiva.  La esperanza el mal de toda pareja.

Y así va por la vida sintiendo que puede tomar en su propia mano el tiempo, los intereses y la vida de Vicente solo porque ella lo necesita. Sufimientos, desolaciones y una gran tristeza vive Carmela ante cualquier posibilidad de abandono.  Su amor es un amor de amalgama

Sí como Carmela tú también sufres por tu dependencia afectiva, es posible liberarte., en mi libro: cömo Recuperar la Confianza en el amor, te llevo de la mano para este gran reto:  ¿Te atreves?

Suscríbete a nuestro boletín es gratis en www.cecreto.com

Síguenos en las redes sociales... facebook, twitter