lunes, 1 de julio de 2013

Es mi tercera pareja...

Historias Reales de Personas Reales...

Carmen es mi tercera pareja. Yo no quiero más tener hijos, pero ella insiste. Tengo dos de mi primer matrimonio y dos del segundo, así que Yo no quiero más hijos, comenta Raúl.

Carmen ha tenido parejas, pero no se ha casado. No tiene hijos y ahora que está enamorada de Raúl quiere tener un hijo con él. Ya llevan viviendo juntos dos años y ella quiere formalizar su relación y tener hijos, según lo que Carmen dice, es: "para tener una familia normal"

Una familia normal desde sus creencias es tener una pareja e hijos y contar con un proyecto de vida en común. Él es categórico, no quiere más responsabilidades ni compromisos económicos, ni tenerse que dividir entre tantos hijos, tiempos y gastos.

Pero para Carrmen es una necesidad imperiosa. Ella quiere una familia. Quiere un hijo y tampoco está dispuesta a seguir postergando esa decisión porque siente que su reloj biológico se agota, tiene treinta y tres años y considera que es el momento idóneo para cumplir con esa parte que le corresponde en su vida.

Un año llevan discutiendo sobre esa situación. Los conflictos han aumentado de tono y ni uno ni otro quiere ceder a sus peticiones. 

Parece que Carmen y Raúl tienen visiones de la vida contrarias y contradictorias. Él no puede comprender la parte de Carmen en cuanto a la maternidad y ella considera que él es un hombre egoísta porque como ya tiene hijos no le importa lo que a ella le pase.

Ambos tienen razón, se trata de un conflicto centrado en las necesidades y en la visión de vida compartida que desean para cada uno y en pareja.  Él que ya ha vivido lo que es ser padre, trata de convencer a Carmen que dejarán su vida tan completa y armoniosa que tienen de su vida en pareja, tienen que vivir para un tercero que necesita cuidados.  Ella considera que es natural, que necesita una familia y no solo una pareja.

Los valores y visiones de la vida se encuentran totalmente en contra. Sí uno de ellos renuncia a su situación siente que pierde frente al otro. No es ceder por ceder. Los hijos son un proyecto en la vida en pareja. Pero solo si ambos están dispuestos a comprometerse en ese rol.

Carmen lo interpreta por el lado del amor, ella siente que Raúl no la quiere lo suficiente, y por tanto, no le interesa formar familia con ella. Por su lado Raúl considera que ella puede querer y cuidar a sus hijos cuando están con ellos el fin de semana.

Si las visiones y valores de la pareja no van en concordancia con las necesidades propias, esa pareja, no puede sostenerse. Aunque se amen, aunque se quieran.  La pareja como un proyecto y un sentido de vida.

www.cecreto.com
Carmen está resentida, siente que el tiempo se le va de las manos. Raúl está enojado porque ella le demanda  otro tipo de compromiso que él no está dispuesto a asumir, incluso Carmen le ha propuesto que él no se haga cargo del nuevo hijo, que ella lo mantendrá y se dedicará a él.  Raúl con mayor razón menos quiere hijos, quedará de nuevo en segundo término para sus parejas.


Una de las razones por las que él dice que fueron sus separaciones fue porque sus anteriores parejas se volvieron más madres que esposas y él dejo de ser importante para ellas.  Por tanto, esa forma de plantear las cosas por parte de ella, le asusta.   Cuando los hijos aparecen en la vida en pareja.

En fin tendrán que platicar sobre estas cuestiones que no son menores e intentar dar una solución a su conflicto, pero tal parece que es una situación insostenible de esta vida en pareja.

Por lo pronto necesitan alguna horas de psicoterapia para que un tercero pueda ponderar sus diferencias y coincidencias.

Ana Giorgana
Terapeuta
Sí quieres contactarme 
entra a nuestra página www.cecreto.com
y escríbenos.

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform