lunes, 29 de julio de 2013

Marcela está en una relación abusiva pero se niega a aceptarlo...



Historias Reales de Parejas Reales...

Marcela quiere hacer un cambio en su vida pero no sabe cómo.
Está dispuesta a enfrentar sus sentimientos pero no quiere enfrentar a su pareja abusiva.
Aún cuando el término parece ser fuerte, esa es la pareja con la que Marcela convive todos los días.

Ella considera que tal vez, necesite ser más tolerante, menos explosiva o más condecendiente con Antonio para que su relación sea más fluida y satisfactoria. Pero no es así, aunque ella lo intenta, siempre acaba sintiéndose como "un trapo viejo" frente a él.

Antonio tiene la capacidad de sacarla de sus casillas:

- Cuando ella mejor se arregla la humilla diciéndole que su vestido o el color de sus zapatos no están del todo aceptables.
- Cuando ella cocina él le dice que no tiene hambre y que además lo que ella hace no le gusta. Que no tiene buen sazón o cosas por el estilo.
- Cuando van a visitar su familia y ella hace algún comentario la descalifica o se burla de sus comentarios.
- Cuando decide que quiere cambiar las cortinas se muestra en un tono burlón y le dice que mejor pregunte a un diseñador para ver si esas cortinas le quedarán bien a la casa. Él no confía en su buen gusto.


Pareciera que Antonio es perfecto. Él sí todo lo hace bien. Él sí tiene buen gusto. Él tiene el poder en la relación y ella se lo ha otorgado. Aunque Marcela es una mujer muy atractiva, existe algo que no encaja en esa imagen. A pesar de su gran seguridad y logros, él la ha hecho sentir totalmente inadecuada e inútil.

Pero ella lo ama intensamente y se niega a aceptar que él está abusando emocionalmente de ella. No lo puede admitir. Está fuera de sí misma. Trata de agradarlo en todo. Él siempre encuentra la forma de denigrarla.

Y cómo estos detalles son de baja intensidad pero continuos ella no puede entender qué está sucediendo.
Esta violencia es verbal y de actitudes. Además de que es negada por Antonio constantemente.

Marcela tiene que enfrentar el ciclo del dolor con su pareja sin estar realmente consciente de ello.  Pero solo ella, es quién puede poner fin a esta situación tan desgastante, ella es la única que puede cambiar su vida, cambiando ella misma.
Cambiar significa tener el valor de permitir que Antonio continúe haciendo lo que hace en detrimento de su estima personal.

Reconocer que se encuentra inmersa en esta problemática de pareja y personal.
Cómo reconocer y salir del ciclo del dolor

No es fácil admitirlo, pero si es una gran consecuencia para la vida emocional y física de las mujeres y hombres que se encuentran enfrascados en este tipo de situaciones.

Ana Giorgana
www.cecreto.com

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform