domingo, 8 de septiembre de 2013

Ignacio es un hombre muy agresivo...

Historias Reales de Parejas Reales...

Ignacio es muy agresivo y Leticia se encuentra con una gran depresión por su situación amorosa. Ella ha intentado dejarlo más de cinco veces, llevan dos de casados, pero él siempre le pide otra oportunidad. Leticia lo ama tanto que desea que así sea y siempre vuelve a perdonarlo.

Leticia e Ignacio se encuentran ligados en el ciclo del dolor.  Este ciclo del dolor y la violencia en la vida en pareja es muy difícil de desactivar sino es mediante la participación de algún profesional que nos pueda ayudar a resolver el problema, en el cual estamos inmersos.

Leticia tiene miedo no sabe que se puede esperar de las reacciones de Ignacio, además de que él es un hombre que abusa del alcohol con lo cuál se torna más agresivo y hostil. 

Muchas mujeres como Leticia no logran dejar a sus hombres porque se encuentran llenas de miedo y culpa al mismo tiempo. Asustadas, llenas de estrés y paralizadas frente a la realidad que se encuentran viviendo.

La única posibilidad que le dio a Leticia la fuerza para salir de vivir con Ignacio y lograr dar el paso ante tanta violencia y alcohol fue que en una ocasión Ignacio agredió a su hijo que hasta el hospital lo mandó.  Fue ahí con el doctor cuando ella se atrevió a hablar sobre lo que ocurría en su hogar.

Afortunadamente un hombre sensible y con capacidad de escucha le aconsejo que denunciara a las autoridades para protegerse a ella y a su familia. Con terror así lo hizo. Decidió no regresar y ahora, el se encuentra bajo observación de las autoridades.

Sin embargo ella aún tiene un largo camino de recuperación interna y en su Ser. Con el tiempo ha logrado mejorar su estima personal, pero sus heridas "no se ven", son del alma y ella se encuentra en este proceso de realizar para sí misma una vida con mayor calidad.

Ana Giorgana
www.cecreto.com

Otras historias relacionadas.
Carolina tiene una pareja que abusa del alcohol

Cuántas historias de amor y alcohol.




Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform