domingo, 19 de enero de 2014

Mireya y yo no tenemos una buena comunicación...

Historias Reales de Parejas Reales...


Gustavo asiste a la psicoterapia y una sesión de ayuda porque siente que con su pareja no se puede comunicar.  Llevan tres años viviendo juntos pero la comunicación cada día se encuentra más fracturada.
Discuten todo el tiempo, no se ponen de acuerdo. Lo que más le preocupa a Gustavo es que en estas discusiones han llegado a perderse el respeto a ofenderse de manera importante.

Los sentimientos que prevalecen son de enojo, rabia, frustración, ira y por más que lo intentan no logran bajar el termómetro de sus emociones. Ante nada es difícil poder lograr una solución frente a estos ánimos caldeados todo el tiempo. En conclusión su comunicación los ha llevado a relacionarse de manera destructiva y agresiva, las emociones los rebasan y requieren poder identificar algunas de las formas en las que manejan su inteligencia emocional

Un comentario, una cosa fuera de su lugar, llegar unos segundos tarde, recibir llamadas todo se está convirtiendo en un motivo de conflicto y de enojo.  Gustavo ha tomado la mejor decisión llevar a la psicoterapia de parejas la discusión de sus problemas de pareja porque evidentemente no pueden solos.

Y no pueden porque se han enfrascado en las mismas discusiones sin comprender de qué discuten o pelean. En este proceso Irene su pareja se resiste a la terapia pero ha accedido a tomar algunas sesiones.

En las sesiones hemos podido rescatar el respeto en la comunicación primero.
Mantenerse en silencio mientras el otro escucha.
Establecer límites para el termómetro de sus emociones.

Pero sobre todo que pueden comprender que son dos personas distintas, que piensan de manera diferente, que perciben la relación y el amor en condiciones no iguales y que tienen que empatar esas diferencias.

Lo han logrado a ratos, pero se encuentran en el proceso de rescatarse primero como personas que cuentan con un valor y estima propias y recordar en todo momento que los unió para volver a establecer su compromiso de estar juntos.

No ha sido un proceso sencillo porque los patrones de comportamiento se disparan de manera inconsciente, lo más importante como dice la Terapia Gestalt es "darse cuenta" de lo que hacemos y mirar de qué manera nos afecta y afecta a nuestra relación de pareja.

Ana Giorgana
Terapeuta de parejas, terapeuta Gestalt y Constelaciones familiares

www.cecreto.com






Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform