lunes, 31 de marzo de 2014

No voy a dejarle la puerta abierta a otra persona...

Historias Reales de Personas Reales...

Gilberto está casado con una mujer que se dedica al mundo de los negocios, él es un hombre que prefiere dedicarse a la docencia y está todo el día en la Universidad.

Antonia es una mujer de empresa que tiene negocios en todo el país así que viaja con frecuencia.
Él es un hombre seguro de sí mismo y en realidad prefiere la tranquilidad de su escuela que tener tantos compromisos como los que ella tiene.

En últimas fechas todo el mundo murmura de los amoríos de Antonia con un señor que cuenta con una empresa importante. Gilberto se lo ha hecho notar. Ella lo niega. En realidad su matrimonio no tiene ninguna cercanía. Viven juntos. Platican como grandes amigos, pero la intimidad se encuentra fracturada hace ya varios años.

Ahora que Antonia se ha fijado en otro hombre con intereses similares a los suyos, le ha propuesto a Gilberto la separación.  Él se niega. Además es él, quién tiene las acciones mayoritarias de la empresa de Antonia. Están casados por bienes mancomunados.

Uno de los acuerdos en su matrimonio fue que ella trabajaría para el patrimonio de ambos mientras él estudiaba su maestría y doctorado. Y, así ha sido. Solo que ahora, Antonia quiere más libertad e iniciar una vida diferente.

Gilberto se niega y no está dispuesto a ceder ni un ápice su condición económica.

Antonia y Gilberto llegan a la terapia de parejas para solicitar ayuda no para solucionar problemas de amor, sino situaciones de conveniencia. Ella le ha propuesto indemnizarlo. Él no quiere.

El problema que parece ser más de índole legal se complica porque Gilberto se ha mostrado con grandes ataques de ira y enojo hacia la persona de Antonia. Él la ama. Considera que su vida depende de ella emocionalmente. Y, prefiere continuar de esa manera porque no está dispuesto a dejarle la puerta abierta a otra persona en referencia a su relación.

También porque quién invirtió en la empresa para que Antonia hiciera su negocio fue él.  Así que considera que ambos tienen que disfrutar de los frutos de la empresa.

Antonia por su parte ha rentado ya un departamento y ha salido de su casa. No quiere más vivir con él. Está enojada. Se siente utilizada.

Sin embargo, quien se encuentra más afectada es ella, no desea hacerle daño, pero también quiere una vida con mayor plenitud que él no le puede otorgar.  Ahora ambos se encuentran en una situación legal complicada y también emocional.

Para Antonia todo se reduce al dinero. Para Gilberto no, él considera que es su patrimonio el que está en juego.

Finalmente han logrado llegar a acuerdos:
- por el momento no vivirán juntos.
- ella le dará a él una pensión como pago de su inversión.

Los acuerdos se han cumplido. Pero él insiste en que deben volver y su dependencia emocional no le permite darse cuenta que Antonia ya no no está en la relación.

Ella ya tiene su mirada en otrolugar.
Él en ella.
Una terapia de constelaciones familiares hemos realizado, además de trabajar en la dependencia emocional de Gilberto.

Ana GIorgana
www.cecreto.com

Cómo vencer la dependencia emocional : un libro que te impactará por su facilidad para comprender tu historia personal.

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform