lunes, 26 de mayo de 2014

Roberto y Maricela tienen serios problemas de comunicación en su relación de pareja...

Historias Reales de Parejas Reales...

Roberto y Lucía acuden a terapia de parejas porque su comunicación se encuentra totalmente deteriorada.
Ambos se aman y desean que la comunicación mejore porque ninguno de los dos, desea que su relación termine.
Roberto y Lucía llevan nueve años de casados y desde hace tres años de convivencia, a decir de Lucía: "Roberto se ha vuelto muy intolerante y ya no le interesa la vida sexual ni social con ella".
Roberto por su parte agrega, que cada vez que salen o tienen algún encuentro sexual Lucía lo critica.
No está satisfecha con nada. Además todo el tiempo le está diciendo en las reuniones cuántas copas se toma, cuántos chistes cuenta y se siente bajo la lupa de su supervisión. Por tanto, prefiere ya no salir con ella a ningún lado y evita la vida sexual.
Lucía por su parte considera que Roberto está lleno de prejuicios de un gran egoísmo. No quiere nada de lo que tenga que ver con ella.

La terapia de pareja se ha centrado en sus patrones de comunicación.
Es evidente que su problema de comunicación en pareja es solo una muestra de otros problemas ocultos que se desarrollan sin que ellos lo tengan conscientes.

Su vida se vuelto en una serie de críticas constantes de ambas partes.
Lucía desea en el fondo de su corazón que Roberto se siga comportando como cuando estaban completamente enamorados. Ella era su prioridad.
Lo que Lucía pretende es totalmente irrealizable. 
El enamoramietno es solo una etapa en la vida de las parejas.
Ella se siente muy desilusionada porque su vida sexual ya no es tan placentera.
Roberto se siente exigido, y no desea, por el momento más encunetros sexuales.

Lo más importante en esta pareja es que ambos desean a través de la terapia de pareja recuperar la estabilidad de su vida en pareja.  Poco a poco han podido darse cuenta que se trata de un proceso que es necesario vivir en el día a día.

La terapia de pareja no es una solución mágica sino que se tiene que trabajar con las herramientas todos los días.

Lucía quiere cambios ya.  Roberto es más mesurado y está dispuesto a sostener el tiempo de cambio.

Lucía cuenta con una gran dependencia emocional hacia Roberto y muestra un gran terror a su abandono y que la deje de querer. Por tanto Lucía también requiere de un tratamiento individual.

Ana Giorgana
www.cecreto.com

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform