lunes, 25 de agosto de 2014

Durante tres años me he esforzado por hacerla feliz y no lo logro...



Historias Reales de Personas Reales...

Dinora y Yo llevamos tres años de relación. Durante ese tiempo he intentado hacerla feliz por todos los medios posibles.

Le hablo de nuestras metas, mis sueños, como quiero compartir mi vida con ella, realizar un proyecto a largo plazo, pero nada es suficiente, ella siempre tiene una queja, un montón de rencores y de resentimientos conmigo.

Por más que trato de integrarla a mi vida, a mis amigos, a mi familia, ella pone pretextos de que para mí todo es primero menos ella. No hace el menor intento por compartir conmigo ningún momento agradable. Está de malas, deprimida y no sale de su estado egocentrista. Ella solo quiere tener toda la atención para ella. A él le ha afectado en su autoestima esta forma de relación. Porque si bien es cierto, la pareja puede afectar nuestra autoestima de manera o negativa.

No tolera que yo tenga amigos, planes, proyectos y se enoja cuando dedico tiempo en la oficina a otros proyectos o tengo que viajar por cuestiones de negocios. Por mi trabajo trato con una gran cantidad de personas: hombres y mujeres. Ella monta en cólera en cada momento porque piensa que lo único que me interesa es tratar con otras mujeres para así sentirme contento y pleno. Ella es muy celosa y todo el tiempo me asedia, me acusa y no logra contar con una confianza en la relación.

Le he sugerido tomar una terapia de pareja para comprender de qué manera podemos mejorar la relación. Todo ha sido en vano. Yo quiero hacerla feliz pero ella no se deja. Ella desea controlar todas mis acciones. Ella no está dispuesta a cambiar y a colaborar en la relación para que seamos felices.

Por el contrario ella quiere que Yo haga todo, que la responsabilidad de la relación sea solo mía y yo me siento estresado y lleno de ansiedad ante la sola posibilidad de no poderla hacer sentir medianamente feliz.

Pero ahora me siento frustrado, enojado y con un fuerte dolor personal. No logro hacer feliz a la mujer que amo intensamente. Ella considera que es mejor terminar. Ella necesita un hombre solo para sí misma y de tiempo completo. Por tanto, siempre me hace sentir insuficiente.

Siento que últimamente mi estima personal se encuentra por los suelos. Ya no se por dónde seguir, he intentado todo y nada ha sido suficiente.  Finalmente Dinora me pidió que terminaramos porque no está segura sí desea tener un proyecto a largo plazo conmigo.

Me siento deprimido y triste y es por ello que estoy entrando a una terapia para aclarar mis ideas, pensamientos y sentimientos. Mi ruta en cuanto a lo profesional la tengo muy clara. Ahora, sin embargo, siento que tengo que replantear mi circunstancia de pareja y a eso voy a enfocar mis fuerzas porque me parece que Dinora no valora lo suficiente el hombre que soy.

Por supuesto que Enrique tomó una muy buena decisión. Alejarse por un tiempo de Dinora y repensar su relación de pareja. Sobre todo la forma en la que se relaciona con ella. A su juicio, él le da todo y ella le responde con muy poco compromiso.  Este desequilibrio en la relación de pareja se vive de una manera injusta. Y, por ello, él experimenta esos sentimientos de tristeza y depresión.

Enrique muestra una forma de dependencia emocional de permanecer con quien lo valora y desde ahí, hemos planteado el inicio de su terapia. Es un hombre inteligente y muy agudo intelectualmente lo que le ha permito entrar en contacto con en un proceso de reflexión y autoconocimiento para mejorar su calidad de vida emocional.

Cómo Superar la Dependencia Emocional y ser feliz e iniciamos un proceso de toma de conciencia para que recobre su poder personal y logre realizar un Proyecto de vida personal que le de otras satisfacciones y la felicidad que tanto anhela.

En Cecreto contamos con material electrónico para cerrar ciclos en la vida y ser feliz. Que también ahora, los tenemos en formato Kindle de Amazon.

Ana E Giorgana
Terapeuta de parejas y familias.
Suscríbete a nuestro boletín es gratis y recibes: Los diez mandamientos de la vida en pareja.



Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform