Ana Giorgana

lunes, 29 de septiembre de 2014

Mi vida al lado de un hombre violento..

Historias Reales de Personas Reales

Amparo comenta que durante veinte años vivió al lado de un hombre sumamente violento.

Sus días y noches la llenaban de una gran angustia y tristezas. Sufría por todas y cada una de sus agresiones.

Su violencia no era física pero era una violencia crítica, a gritos, rompía cosas, azotaba puertas y no le importaba quién estuviera presente: " me insultaba, me ofendía ". Su descontrol no tenía límites.

También su violencia se extendía a otras situaciones. Como yo trabajaba siempre estaba disponiendo de mis recursos. Él decidía en qué tenía yo que gastar el dinero que ganaba. Por otra parte su violencia psicológica se extendía a mi arreglo, a mi forma de hablar, de vestir, a mi familia, a mis cualidades que las hacía trizas en un abrir y cerrar de ojos.

Artículos van y vienen pero se requiere crear una conciencia personal acerca de lo que cada persona se encuentra viviendo y experimentando en su propia relación de pareja.  Hombres agresivos y violencia doméstica.

No me daba cuenta solo me sentía con una gran angustia todo el día. Triste, deprimida, llena de dudas y sobre todo de miedo. Finalmente mi salud física empezó a deteriorar:

- Fuertes dolores de cabeza.
- Insomnios.
- Pérdida de peso.
- El cabello se me caía de una manera escandalosa.
- Pérdida de la memoria.

Mi hijo estaba asustado ya no se relacionaba en la escuela bien con sus compañeros y empezó a tener dificultades para aprender por cuestiones de ansiedad y miedo.

Cuando finalmente decidí atenderme físicamente, el médico me comentó que mi situación estaba dentro de las causas de la violencia intrafamiliar. ¿Tiene usted, algún problema?

No pude más. Me solté a llorar desconsolada y afortunadamente él me guió a los especialistas indicados. Después de siete meses tomé la decisión de separarme. No sin amenazas. Pero poco a poco fui recuperando mi estima personal y lo  logré, ahora vivo muy en paz conmigo misma, he recobrado mi vida, mi valía y sobre todo mi hijo también está por un mejor camino. Porque yo solo veía mi miedo y pude reconocer que la pareja no era necesariamente para toda la vida: o ¿hasta que la muerte nos separe?

Gracias Ana por tu apoyo en la psicoterapia

www.cecreto.com

Me enamoré de un Imbécil y ahora, qué hago?