domingo, 12 de octubre de 2014

Señales para identificar relaciones de abuso...


Ana E Giorgana

Las relaciones de pareja que cuentan con una serie de comportamientos abusivos son una constante en la experiencia humana. Generalmente se considera que los hombres ejercen mayor violencia que las mujeres.

Las relaciones de abuso tienen una serie de causas: educativas, culturales, aprendidas, de poder, dominación, económicas, etcétera.  Sin embargo, no todas las personas son capaces de reconocer cuando se encuentran en este tipo de relaciones.

Las señales para detectar todo este tipo de relaciones de abuso y violencia en la pareja han sido un tema de especialistas.

Ahora te comparto algunos de esos comportamientos que te servirán de guía para conocer sí te encuentras viviendo en una relación de abuso:

1.- La violencia y el abuso, cuando ocurre, sucede dentro de los límites de la intimidad no en público.  La persona que abusa o maltrata es muy cuidadoso de su rol social, y por tanto, mantiene en privado sus agresiones.  
Cuando esto sucede, las personas sujetas del abuso se mantienen en silencio. Pero callar y el silencio es uno de las grandes maneras de perpetuar el abuso.

2.- El abuso o agresión surge aparentemente de la nada. A esto, se le denomina el ciclo de la violencia o el abuso.  El agresor toma a su pareja por sorpresa en sus abusos verbales.

3.- En el momento en que el agresor o abusador detectan que sus parejas se encuentran en un momento exitoso hacen todo lo posible para sacar su rabia a relucir. Agrede verbalmente y no tolera su felicidad.

4.- El abuso verbal se caracteriza por: descalificaciones, insultos, humillaciones, palabras ofensivas que llegan directamente a la autoestima, dejan  a sus parejas con una sensación de confusión.

5.- Todo interés propio siempre va a ser una causal de crítica, sorna o burla.

6.- La persona que comete el abuso no muestra ningún signo de estar arrepentido o con culpa, por el contrario, considera que sus comentarios son una forma de vivir en la relación.

7.- El ciclo del dolor se instaura en la pareja: agresión-disculpas-arrepentimiento-agresión. Y, vuelta de nuevo al ciclo. Este ciclo se activa de manera inconsciente y ambos integrantes de la pareja participan en la dinámica de agresión. La víctima y el abusador.

8.- La sensación es de anestesia, aislamiento, parálisis y congelamiento emocional. Se tiene la impresión de que nadie entenderá la forma en la que estamos viviendo.  Una gran vergüenza por compartir lo que esta ocurriendo en la intimidad de la pareja.

9.- El abusador niega rotundamente sus agresiones. Acusa a la pareja de exagerar.

10.- Las victimas del abuso se sienten atrapadas sin salida. Padecen depresión, estrés postraumático, altos niveles de estrés y ansiedad, miedo, terrores nocturnos, trastornos de sueño y alimentación.

Toda relación de abuso y agresión tiene que ver directamente con un ciclo perverso de vida. Se requiere de la intervención de los especialistas. No se quita con buena voluntad y es necesario acudir a terapias y al médico para la realización de diagnósticos pertinentes.

Si tú o alguien de tu familia padece este tipo de relaciones destructivas es importante que se atiendan de manera urgente.

En mi libro sobre Cómo Recuperar la Confianza en el amor; hablo sobre este tipo de circunstancias que suceden hacia el interior de la dinámica de la pareja.  La intimidad se convierte en uno de los elementos más agredidos dentro de esta psicología de la pareja.Cómo Recuperar la Confianza en el Amor: Heridas Y Cicatrices en la Relación de Pareja



Una gran cantidad de personas continúan en estas relaciones por diferentes razones, una de ellas, es la dependencia emocional que tiene que ver con la falta de autonomía en las decisiones, la economía, etcétera. En este material hablo sobre la forma emocional de dependencia que impide una manera más libre de vivir la existencia.Cómo Superar la Dependencia Emocional Y Ser Feliz


Y, nuestro nuevo éxito editorial

Ana E. Giorgana
cecreto52@gmail.com















Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform