Ana Giorgana

viernes, 6 de febrero de 2015

Cómo superar un divorcio o una sepación...

La vida en la relación de pareja cuenta con riesgos importantes que no alcanzamos a vislumbrar: abandono, infidelidad, desamor, celos incontrolables, violencia. Todos y cada uno de ellos, pueden llegar a una separación, y en su caso, al divorcio. El divorcio y la separación son ante todo procesos psicológicos.

Cuando el divorcio o la separación son ya una realidad en la vida de las parejas, es necesario, hacer un alto en el camino y reflexionar hacia dónde vamos a dirigir nuestros pasos y acciones de ahora en adelante.

La esperanza como una situación de vida que nos pone en la tesitura de estar a la expectativa de un cambio no va a suceder por sí mismo. Es necesario realizar algunas acciones para que puedas sentirte mejor.

Actuar no necesariamente quiere decir lanzarte a buscar otra pareja, sino que puedes iniciar con pequeñas acciones que te permitan salir de ese estado tan difícil y doloroso como son: una ruptura o un divorcio.

La autoestima y la confianza personal son uno de los estados que más se pierden con una vivencia de esta naturaleza. Por tanto, se requiere que cada día tomemos conciencia de nuestra situación y elegir algunas actividades que te ayuden a salir lo más pronto posible de ese estado de aletargamiento.

¿Por qué una separación o un divorcio son más fácil o difícil de superar?

Depende de varios factores: la duración de la relación, la importancia de la relación, las razones de la separación o el divorcio. Y, también la gran dependencia emocional que pudiéramos haber creado con la persona. La dependencia emocional es uno de los factores más difíciles de superar en este tipo de separaciones. La dependencia emocional nos mantiene atados a una persona sin saber la razón. La dependencia emocional es una forma y una manera de amar.

Algunas estrategias que te pueden ayudar en esa circunstancia son:

Aceptar que la relación terminó: una gran cantidad de personas se quedan tratando de encontrar una explicación a lo indescifrable. Por supuesto, que sí una relación terminó se debe a que ya había un tiempo de deterioro en la relación misma. Problemas, sufrimientos, gritos, indiferencias, infidelidades, tal vez, una adicción. No necesariamente la responsabilidad es de la otra persona, también nosotros hemos contribuido a que esa relación no funcionara, al menos, de lo más sano posible.

Comprender los sentimientos propios: estar atentos a los sentimientos y afrontarlos como se presenten: enojo, rabia, ira, frustración, soledad, indignación, culpa, depresión, tristeza, sensación de aislamiento, entre muchos otros. Es importante recordar que no siempre va a ser de esta manera, pero en este momento, no existe otro sentimiento con el que puedas lidiar. Cerrar ciclos es iniciar un proceso de toma de conciencia y de aceptar y asumir esos afectos que se vuelven perturbadores.

Estar conscientes que se trata de un proceso: el duelo es el elemento clave en estos momentos. No todo el tiempo será de esta manera. Pero por ahora, es lo único que es posible experimentar.  Todo duelo lleva un tiempo y es importante que respetes tu propio ritmo en lo que se refiere al impacto que te ha causado la separación o divorcio de tu pareja.

Busca alguna actividad que te permita expresar tus emociones: bailar, pintar, correr, escribir para que vayas sacando toda esa energía contenido.

Emprende un nuevo proyecto de vida: procura hacer las mismas rutinas que hacías mientras estabas en pareja. Ahora estás en un proceso y, lo mejor, es modificar tus hábitos para que existan menos disparadores sobre lo que realizabas al lado de tu pareja.

Cuenta todas y cada una de las posibilidades que puedes hacer hoy en relación a tu propia persona. Ya no en pareja. Sino para ti.

Realiza los cambios de tu vida poco a poco. No tomes decisiones drásticas y retorna a reflexionar las veces que sea necesario.

Desahógate cada vez que puedas: llora, grita, saca tus emociones y te darás cuenta que es más fácil vivir y afrontar la crisis de esta situación sí aprendes de tus propias emociones. No te quedes con las emociones que te hacen sentir mal por mucho tiempo.

Ponte pequeñas metas cada día: y actúa en consecuencia. Aunque sean pequeños arreglos en la casa, en tu persona, salir a dar una caminata. Cualquier actividad que te reconforte.

Y, así aun, así tienes una sensación que no puedes solucionar. Busca ayuda. La terapia para superar el divorcio o la separación son siempre una alternativa importante para salir del estancamiento.

El proceso de separación y divorcio es construir una nueva identidad. Se requiere de tiempo. Y, es importante que realices el ejercicio de reflexionar sobre ti mismo, y, sobre qué quieres hacer con tu vida, de ahora en adelante.

Solo tú puedes tomar las riendas de tu vida y aumentar tu estima personal. No existe ningún camino alternativo para lograr salir de este proceso de duelo.

En Cecreto tenemos el compromiso de prestar un servicio altamente calificado hacia la calidad de vida emocional. Y, por ello, hemos elaborado algunos materiales, la mayoría electrónicos. Todos y cada uno de ellos cuentan con técnicas que te facilitan empezar a realizar cambios.

Cerrar ciclos en la vida: un camino hacia la libertad emocional.
Cómo Recuperar la confianza en el amor: heridas y cicatrices en la relación de pareja.

Y, uno de los grandes éxitos editoriales: Me enamoré de un Imbécil y ahora qué hago? Y que solo está disponible en librería de México y España.
En nuestro blog puedes encontrar una gran cantidad de historias sobre este tema:

 Ana E. Giorgana