martes, 5 de enero de 2016

Me enamoré de un hombre casado

Historias reales de Personas Reales...
Ana Giorgana
wwww.cecreto.com    

Pareja, Personas, Marido Y MujerIsabela es una chica muy atractiva y talentosa. Trabaja en una empresa importante y cuenta con un alto grado de dirección. Su habilidad para los negocios le ha brindado grandes oportunidades de trabajo y de desarrollo laboral.

El trabajo le demanda y le consume una gran cantidad de tiempo. Podría decirse, que casi no tiene tiempo para sí misma. No es casual que se enamore con de alguien que igualmente pasa horas en el trabajo.

Isabela se enamoró de su antiguo jefe. Un hombre casado, con hijos y una familia. En este sentido, él tiene la justificación perfecta en sus ausencias de casa, todo lo justifica el trabajo.

Isabela, por el contrario, vive sola y cuenta con todo el tiempo del mundo para estar en su desarrollo laboraral. Su vida transcurre entre el trabajo y su "pareja casada".

Se siente enamora y vinculada a él, lo admira, él le ha enseñado todo lo que sabe de su puesto laboral. Él puede darle todo lo que necesita en lo que al trabajo se refiere, pero no, como una pareja comprometida.

Han pasado diez años y las promesas de amor de su pareja no han llegado. Lo que ella espera es que él un día decida vivir con ella, por lo menos. Ahora, Isabela tiene treinta años y solo lo tiene a él y un trabajo. Ha dejado de lado sus amigos y otros intereses en su vida.

Isabela cree todo lo que él le dice:
- Estoy ahí por mis hijos.
- Solo te quiero a tí.
- Ahora, no es el momento de pedir el divorcio.

En mi artículo: la esperanza el mal de toda pareja, ella muestra todos los síntomas de esta situación.


  • Espera que la situación de él cambie algún día.
  • Espera que él pueda comprometerse con ella con el tiempo.
  • Espera a que él le llame los fines de semana.
Por supuesto, que sí no ha sucedido en diez años, no sucederá ahora.

¿Cómo es que Isabela vive la situación?
¿Cuáles es su psicología para vivir con tanto autoengaño?

Es difícil, poder comprender a simple vista su actuar. Isabela solicita un  proceso terapéutico, para aclararse y comprender sus sentimientos de enojo, rabia, resentimiento, tristeza, depresión y desolación.

En realidad, Isabela padece una fuerte dependencia emocional hacia esta pareja, y por ello, se le ha propuesto una terapia para afrontar la dependencia emocional.   

Son diferentes los motivos por los que un hombre decide una relación compartida:

1.- la relación matrimonial le brinda una seguridad social. 

2.- la relación extramatrimonial le satisface su ego y falta de compromiso en ambas relaciones.

3.- en el fondo tienen un fuerte vínculo con la esposa y con todo lo que representa.

4.- no desean enfrentar el conflicto del divorcio o la separación.

Sin embargo, lo más importante, ¿por qué una mujer como Isabela decide establecer una relación con un hombre que no le va acumplir sus expectativas de formar una familia  un matrimonio?

Sus elecciones no se encuentran alineadas a sus expectativas, metas y valores. Y, por ello, entró a terapia para aclarar su situación interna.

Sí te encuentras viviendo una situación de esta naturaleza es mejor hacer un alto en el camino, reflexionar, repensar y realizar los cambios que sean necesarios para mejorar tu calidad de vida emocional.

A mi puedes encontrarme en www.cecreto.com

Ana Giorgana





Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform