Ana Giorgana

lunes, 8 de agosto de 2011

Me Abandonó

Autor: Ana Giorgana

Me abandonó dicen las personas cuando por alguna razón, su relación de pareja ha terminado.
Quién habla en estos términos del abandono, decide formar parte de una historia en la que ella o él son las víctimas.

La expresión de la ruptura en términos de "me abandonó" significa que la persona no está en condiciones de apropiarse de su propia participación en la relación.
Cuando el abandono surge en una relación amorosa, es quizá, porque tiempo antes había señales de abandono en la relación. Es decir, tal vez, en lo sexual, en la expresión del afecto, en la compañía, en los detalles. Entonces, cómo es que el abandono físico se toma como el punto de partida del sufrimiento amoroso.

Me abandonó es vivir de una manera pasiva. Es sentir que el otro es el responsable de mi dolor y lo que deseo ahora es abandonarme a mí mismo por no haber sabido retener, a ese, mi gran amor.
Por supuesto, que el abandono es una experiencia dolorosa y las personas se sienten con un hueco en el alma y en el corazón. Su amor se ha ido y ahora no saben como explicarse su propia vida, se lamentan y se culpan. La depresión aparece, el desconsuelo también. Sin embargo, definirme como la abandonada o el abandonado es no contar con un poder personal interno.

Si esta es tu definición de ti mismo, seguramente, te encuentras en una situación de gran amargura, es necesario, pasar un proceso de duelo y de luto, pero también es importante cambiar el concepto.
Me abandonó, por la relación terminó y no hay punto de regreso, claro solo si perdonamos una y otra vez, o si perdemos la dignidad y rogamos a ese amor que vuelva a pesar del abandono.

La traición más grande que una persona puede hacerse a sí misma es el propio abandono de su persona, de su proyecto, de sus intereses, de sus amigos, de su bienestar, y por que no, de su recuperación.
Si bien, la herida de abandono es muy intensa, también es cierto que necesitamos repensar nuestras formas de amar, de relacionarnos y de vincularnos. Pero sobre todo, la relación que establecemos con nosotros mismos.


Yo cambiaría la frase por: "cuando me abandonaste, Yo me abandoné en todo el sentido de la palabra, me quedé sin nada, sin nadie y ahora, no se como ocuparme de mi"

Si te encuentras viviendo en una relación así, te invito que entres a nuestro sitio seguramente encontrarás una gran cantidad de recursos que pueden darle un poco más de tranquilidad a tu alma y desesperación.

Gracias por leerme, mi misión es la calidad de vida emocional.

/separacion-articulos/me-abandono-3803929.html
Sobre el Autor

Hola soy Ana Giorgana. Soy Psicóloga y tengo una maestría en Psicoanálsis y dos especialidades terapéuticas. Cuento con un centro que puedes visitar en la red en www.cecreto.com. Colaboro y participo en varios programas de radio y en algunos periódicos.Formo terapeutas y realizo algunos proyectos comunitarios.