Ana Giorgana

martes, 22 de noviembre de 2011

Se fue con otra pero yo estoy dispuesta a aceptarlo...

Historias Reales de Personas Reales...
Ingrid  me aborda sobre el tema de cerrando ciclos y me comenta:
***Por supuesto que los nombres de todas las historias se encuentran modificados y las historias se comentan de tal forma que no es posible reconocer a las personas en su identidad...
" No se que hacer estoy esperando que Ivano vuelva tengo dos hijos muy pequeños y él dice que si lo acepta vuelve conmigo, pero cuando él decida que ya no va a estar más con la otra pareja".
Yo guardo silencio y espero que ella siga: noto su desesperación, su desesperanza, su desilusión y su tristeza, un gran dolor invade no solo su cuerpo sino su alma.
Y con gran dolor y enojo, me comenta:
Cómo le hago para cerrar este ciclo, la verdad no puedo sola, tengo tres bebés y no se cómo seguir adelante. Y sí estoy dispuesto a volver a aceptarlo en mi vida.
bebés y familia
www.cecreto.com

Ingrid me comenta, la conferencia sensacional pero cómo le hago para subir mi autoestima. No se si estoy dispuesta a  aceptarlo por amor, por desesperación o por esta sensación de falta de fuerza para salir adelante.

Comprendo que es muy difícil tener tres bebés y estar sola.
O trabajas o los mantienes.
Mientras el otro tiene una nueva relación y se desentiende ya no digamos del compromiso con Ingrid como pareja sino de su compromiso como familia.
Ella está desesperada: el sustento, el cuidado, la demanda maternal.
Pero hasta ahora cree, piensa que si él regresa todo se solucionará.
Por supuesto que No!
Pero Ingrid tiene que vivir su proceso de aceptación de haber elegido un hombre que no  es capaz de comprometerse con sus acciones, un hombre infantil, que está más centrado en su placer que en la resolución de los conflictos y de tres hijos.
Ella está dispuesta a aceptar que vuelva:
por amor?
por desesperación?
por cansancio?
por necesidad?

Cada uno de nosotros sabe el lugar en el que está parado  y tenemos que emprender acciones para solucionar nuestra circunstancia de vida.
Gracias Ingrid por tu valentía y por la autorización por publicar tu historia.
El amor es ciego
Ana Giorgana