sábado, 9 de junio de 2012

Te llamaré el fin de semana...

Historias Reales de Personas Reales

Irina espera y espera la llamada, René no hablará jamás. 
Su vida es de entre semana. Él tiene una familia y en términos sociales podríamos decir que son "amantes".

Irina está muy enamorada de un hombre totalmente inaccesible afectivamente hablando y aunque él le promete que se terminará con su familia nunca encuentra el momento justo para tomar la decisión.


Él vive una vida doble: tiene a su familia, a su esposa y con ella hace su vida social, familiar y de éxitos o fracasos.



Con Irina tiene una sexualidad plena y una vida clandestina que es muy atrayente. El gran problema es que Irina  considera que él es honesto y que en verdad le encantaría formar una pareja con ella. Tal vez sí o tal vez no, ese no es el punto.


La situación es que él tiene un compromiso al cuál no piensa renunciar y solo mantiene ciertas expectativas con Irina. Éstas expectativas a ella la mantienen alerta:


- No hace otros planes por si René le llama el fin de semana.

- No construye una vida con amigos o en su crecimiento profesional por esperar a que René le hable para tener cosas maravillosas que hacer y disfrutar estos días de descanso.
- Siempre carga su celular por si las dudas.

Ella todo el tiempo le mantiene una gran fidelidad.


Ahora Irina acude a psicoterapia de pareja para intentar comprender su situación.

Se siente muy sola, a pesar de tener "pareja".

Ha comprendido en la terapia que su vida junto a René será así. Si ella quiere a René y está dispuesta a continuar con esa relación, tendrá que asumir que su relación será clandestina y en silencio.


Ella se niega, él le promete.

Y así, se pasa la vida solo esperando. Por cierto en mi artículo: La esperanza el mal de toda pareja hago un gran énfasis en decir, de acuerdo a algunas aseveraciones de Walter Riso que la esperanza mantiene a las relaciones destructivas en espera:

Esperar que René se divorcie.

Esperar que René le llame.
Esperar que tenga más tiempo para ella.
Esperar, esperar, esperar.

En la terapia ha comprendido que ha dedicado su vida completa a un hombre que no se va a comprometer con ella como Irina desearía.


La moneda está en el aire. Irina aún tiene un gran trecho que caminar en la terapia, pero al fin ha iniciado un proceso de aceptación consigo misma. Ha cerrado duelos y círculos y se siente más libre de poder hablar de  sus sentimientos, emociones y cambiar algunas actividades.


Ana Giorgana

Terapeuta de parejas.
Terapia Psicoanalítica.

Auttora de varios libros.


Acerca de mí


Suscríbete al boletín es gratis: recibes los diez mandamientos de la vida en pareja en www.cecreto.com


Pero la llamda nunca llega al menos durante esos días, sin embargo, el lunes temprano suena el teléfono. Es René ahora casualmente está libre de nuevo para poder gozar con ella en la semana, claro algunas horas porque él tiene que volver a su casa cada noche.


Y así ha sido la historia durante tres años. Irina sigue esperando y creyendo, en realidad, es una necedad afectiva:


- Pero ella lo ama intensamente.


¿Qué es lo que Irina realmente ama?


- El sufirmiento.

- La soledad.
- Lo clandestino.
- Una vida trinagualr: la esposa, René y ella.
- Sentirse víctima.
- No poder con su propia existencia.

Porque René no es un hombre que se pueda dar completo a ella. Irina desde un principio supo que él tenía compromiso pero en el fondo de su fantasía inconsciente desea que él la deje y vaya a sus brazos corriendo para amarla.


Ella sí es la mujer para René pero está tan ocupado afectivamente en otro lado que no puede darle mas que lo que le da:

- Esperanza.
- Algunos ratos.
- Regalos.
- Dulces para el oído.

Y la expectativa de que tal vez, algún día, llegará el momento de la unión y la fusión.


Ser amantes significa aceptar que ese vínculo es eso una relación que solo tiene vida en esos términos.


Irina está triste, desolada, siente que pierde su vida, su existencia y así es, la pierde porque no hace nada al respecto de su situación.


Y así espera y espera uno y otro fin de semana sintiéndose traicionada y llena de ira, de resentimiento para volver a la semana para sentirse, al menos, unos minutos amada.


En el fondo Irina cree que quiere un compromiso pero necesita revisar sus formas de amar y de vivir en una relación de pareja sin futuro, a medias.


Grandes problemas de autoestima y orgullo personal, tal vez, Irina considera que tenga que aceptar una relación a medias porque no se considera una mujer completa y digna de amor...


Recupera tu confianza en el amor....


www.cecreto.com

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform