Ana Giorgana

martes, 23 de julio de 2013

Mejor sola...

Historias de Parejas Reales de Personas Reales

Irma tiene tres meses que terminó con su pareja, siempre pensó que Augusto era el amor de su vida, vivía para él, estaba pendiente de todas sus necesidades y creía que finalmente tenía una vida muy satisfactoria y en equilibrio.

Un trabajo en la que era muy reconocida. Una profesionista destacada. Una relación de pareja estable y una proyecto de vida a largo plazo.

Después de un año de relación empezó a sentirse deprimida, triste, sin motivación. No comprendía que pasaba con ella, lo tenía "todo", pero en su interior "algo" le retumbaba en su diálogo interno: "no eres feliz".  Esto no es lo que tu habías querido para tu vida.

Con el correr de los días empezó a darse cuenta que Augusto la absorvía todo su tiempo;

- Él se  molestaba si ella salía con sus amigas a tomar un café.
- Él se enojaba sí por alguna razón, tenía que viajar por su trabajo.
- Él la agredía cuando ella lucía linda y se arreglaba para ir al trabajo.
- Él la ponía en ridículo delante de sus amigos.
- Él no toleraba su éxito.
- Él no reconocía nada de lo que ella dijera, hiciera o propusiera.

Irma pidió una consulta y empezó a cobrar conciencia de que su pareja la sometía a lo que se denomina Violencia de baja intensidad.   Un tipo de violencia que lacera el orgullo, la autoestima y el jucio de realidad.

En este tipo de circunstancias la persona que sufre este tipo de violencia tiende a aislarse, a quedarse callada, a dejar de expresar, pero sobre todo, no comprende por qué se siente así.

Además de que todas las confrontaciones con la pareja son negadas:
- Exageras.
- Eres muy susceptible.
- Otra vez tus dramas y reclamos.




Por tanto, lo que se va perdiendo es la sensación del orgullo personal, y esta violencia callada lacera más el alma que cualquier otra cosa.  Quedamos al desnudo y al descubierto, siempre vulnerables y negadas a nuestros sentimientos.

Irma es una mujer inteligente y decidió recurrir al especialista antes de tomar una decisión y cuando comprendió su situación dejó a Augusto, y decidió, por el momento estar sola.

La psicoterapia le ayudo a la toma de conciencia de su propia circunstancia y empezar a tomar medidas diferentes y sanar su situación.

Ahora ha recobrado la cordura, pero sobre todo, el orgullo de ser quién ES.

Cuando el amor en pareja se convierte en dolor, es que seguramente te encuentras expuesto a una serie de violencias de baja intensidad. Nuestro material te permite alcanzar la comprensión y tomar las medidas que requieres para mejorar tu calidad de vida.

Ana Giorgana
www.cecreto.com