Ana Giorgana

sábado, 17 de agosto de 2013

No quiere ver a sus hijos porque le pedí la pensión alimenticia...

Historias Reales de Personas Reales...

Este es el caso de una infinidad de mujeres, pero hoy hablaremos de María. Su separación ha sido un verdadero tormento. Él se salió de la casa porque ella se lo pidió. Claro después de tantas infidelidades. Silencios. Mutismos y alejamiento de ambos.

Miguel y María tienen tres hijos pequeños uno de seis, una niña de cinco y otra niña de un año. En el momento en que ella supo que estaba embarazada de la última bebé, él se molestó, casi la golpea. No quería más hijos más, además de que sostenía en ese momento un romance con una chica de su trabajo. A partir de ese momento no volvió a dirigirle la palabra a María. Salía muy temprano de casa. Llegaba tarde y los fines de semana no dormía en casa.



Aportaba poco dinero y el día que llegó el alumbramiento no se apareció por el hospital ni se mostró con disponiblidad para ver a los otros niños. María es una mujer muy sociable, tiene dos hermanas y muchas amigas. Así que entre todas se dieron a la tarea de apoyarla y ayudarla.

Ella trabaja y afortunadamente cuenta con seguridad social. Está deprimida, tensa. su embarazo fue crítico emocionalmente. Su situación afectiva está agotada. Tres niños, trabajo, la tensión de su pareja.  

Así que decidió iniciar el proceso de divorcio y solicitar la pensión alimenticia. Evidentemente ganó. A partir de ese momento, él no ha vuelto a ver a sus  hijos. Considera que ella se quiere aprovechar de la situación. Es más, Miguel tiene un trabajo más o menos bien pagado y tiene ingresos sustanciales por fuera por su negocio. Ella no puede acceder a esa información.

Así que para los jueces solo cuenta el ingreso fijo y sobre eso tasaron lo que le daría a María y a los niños. Según María una cantidad misera para todos los gastos que tiene.  Pero lo que más le duele a ella, es que Miguel no se aparece por casa. El hijo mayor Miguelito llora desconsolado porque quiere a su papá. Ella está muy enoja y no se cansa de hablar mal de él. El niño se pone más irritable.

Miguel está indignado y ofendido. Su forma de desquitarse con ella es no viendo a los niños. No les habla. No se preocupa por ellos. No se presenta en las escuelas. No le interesa cuando están enfermos. En fin, Miguel no solo ha terminado la relación con ella. También muestra un abandono físico y afectivo hacia los niños.

Aunque parezca mentira existen una cantidad de relaciones de pareja que al separarse, ellos no quieren hacerse responsables ni de la parte económica ni de la parte afectiva. Abandonan todo y además se indignan por las responsabilidades que les tocan por ser padres de esos pequeños.


Una actitud egocéntrica, misógina y machista. Afortunadamente no son todos, pero si un gran número de ellos.

Es importante que estos hombres cobren conciencia y se responsabilicen de los actos en sus vidas, dice María muy eonojada, pero sobre todo, que Miguel esté presente para ellos. Yo me siento muy devastada y llena de odio hacia él. Aún no puedo superar su traición.

Cómo Recuperar la Confianza en el amor, es un material que está orientado a recorrer el velo del duelo en las parejas y ha contar con una manera de procesar las emociones de la ruptura.

Ana Giorgana
www.cecreto.com