jueves, 8 de mayo de 2014

Mi única preocupación en la vida es que mi marido deje el alcohol...

Historias Reales de Personas Reales...

Maricarmen es una mujer que aparenta más edad de la que realmente tiene.
Su preocupación salta a la vista.
Se siente deprimida, triste y llena de dudas.
Después de diez años de matrimonio no sabe sí continuar o terminar su relación.
Siempre ha querido que su marido cambie:

- Le pide que deje de beber.
- Le pide que sea más cariñoso con sus hijos.
- Le pide que sea un mejor padre, esposo y ser humano.

Ella sufre desconsolada porque a él solo le importa su trabajo y beber.

Maricarmen no logra comprender que la relación de su marido con la bebida es lo más importante.  Existen muchas historias de hombres que abusan del alcohol y que desean sus mujeres que cambien,

El alcoholismo es una enfermedad. Ella llega a psicoterapia porque está segura que tal vez exista una posibilidad de cambio en él.  El alcoholismo es una enfermedad que trastoca la vida familiar y de pareja.

Sus huellas son enormes y lo que Maricarmen ha hecho es cimentar con su marido una codependencia para que él sane de una vez por todas.    Alcoholismo y vida en pareja

Ella está afectada por el alcoholismo de su marido, pero no se da cuenta, quiere un cambio en su vida y considera que sí el deja de tomar, todo será silvar y cantar.

Lamentablemente esto no es así, ella, tiene que comprender su dependencia emocional y su necesidad de rescatar a su pareja.  Se ha olvidado de sí misma y es necesario trabajar en su vida personal, su estima como persona, su rol de madre.

Todo ha quedado en el abandono. Ella gasta toda su energía en su marido alcohólico.  Ella necesita sanar, crecer, dejar de controlar y hacerse cargo de sí misma.

De hecho, ya inició su psicoterapia y ahora requiere tomar las riendas de su vida.
Primero tiene que responsabilizarse de sí misma.
Segundo una vez fortalecida, decidir sí desea o no seguir en esa relación.
Tercero dejar de abandonarse por otros, por su gran amor.

Cómo vencer la dependencia emocional.

Ana Giorgana
www.cecreto.com

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform