lunes, 16 de junio de 2014

Pedro no se quiere casar y ella busca terapia de parejas...

Historias Reales de Personas Reales...

Pedro y Miranda viven juntos desde hace tres años.
Mirando desde que se fue a vivir con él, le comentó que su interés era a la larga contraer matrimonio.
Después de tres años esa necesidad en Miranda se ha acrecentado, está enojada, desolada, triste, llora con frecuencia y se siente desilusionada.
Pedro le ha dicho tajantemente que no está listo para casarse.
Ella emprendió un negocio con él y le ha dedicado todos sus días y noches para que funciones.
El negocio que emprendieron juntos tiene altas expectativas, de manera que Pedro le dedica sus días y sus noches, además de que tiene otro trabajo para solventar los gastos del mismo.
Miranda está agotada: trabaja mucho en un negocio en el que según dice ella, no tiene ninguna seguridad.
El negocio está a nombre de Pedro.
Los seguros están a nombre de la empresa.
Ella no tiene ninguna seguridad económica, ni legal, ni de sustento económico.
Finalmente, ella ya quiere botar el negocio.
Quiere botar a Pedro.
Se siente tratada con injusticia, además de que le ha dedicado todos los últimos años de su vida, renunciando a su proyecto personal.
En realidad en la terapia de parejas hemos podido ver que parte del proyecto de vida de Mirando es su relación con Pedro.
El gran problema es que ahora, ella se siente muy enojada, frustrada y llena de dudas.
No tiene una seguridad de pareja.
No tiene una seguridad económica.
No tiene una seguridad en cuanto a sus servicios de salud.
No tiene una seguridad en relación a su propia economía.

Miranda para que el negocio vaya bien, ha renunciado, por momentos, hasta a su sueldo con tal de que salgan los compromisos del mismo. Ahora al cobrar conciencia de los hechos y de cómo se ha entregado por completo al trabajo y a su relación se siente vacía, torpe en su profesión porque ha dejado de actualizarse y no encuentra su lugar en el mundo.

Pedro por su lado está atareado de tantos proyectos y trabajo.  Ella se siente sola, dejada de lado.
Su vida íntima en todos los sentidos: comunicación, sexualidad, economía e intereses comunes se han dejado de lado por las propias necesidades de Pedro y del negocio.

Ella solicita una terapia de parejas pues está a punto de romper con todo de una vez por todas.
No desea más una vida así, pero tampoco sabe cómo desapegarse de su relación con Pedro.
Se encuentra en un momento decisivo en su vida.
No entiende cómo salir de ese letargo: está  deprimida, llora desconsoladamente y se siente sin fuerzas para continuar y encima de todo, él le ha dicho que no quiere casarse.

Ana Giorgana
www.cecreto.com


Cómo recuperar la confianza en el amor.
Cerrar ciclos.
Vencer la dependencia emocional


Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform