martes, 11 de enero de 2011

Le dije que se fuera, que no volviera, y estoy, muy arrepentida...

Historias Reales de Personas Reales
Maricela durante años ha llevado una relación muy dependiente con Vicente. Es más llevan veinte años casados. Él no responde a nada, si ella le dice vete, el se va, si ella le dice regresa, él regresa. Pero esta vez, Vicente decidió no volver. Y Maricela, se siente totalmente desgraciada en su soledad. No atina a ponerle nombre a sus sentimientos.
Su queja permanente hacia Vicente es que ella, le dio todo. Su juventud, su trabajo, su dinero, sus días y sus noches. Todas sus preocupaciones, no solo eso, también le dio "demasiado amor"
En la vida como en el amor, lo demasiado es un abuso. Amar demasiado es un exceso. Amar demasiado es "creer, pensar y esperar" que el otro, llámese pareja, novio, amigo, nos va a retribuir eso que le damos demás.
Por supuesto, que ella se comportó como una madre-esposa. Le compraba la ropa. Le hacía su dieta. Estaba pendiente de su familia. Lo mantenía porque él no estaba en condiciones de ganar lo mismo que ella. Vicente no se esforzaba tampoco, pues en esa relación todo estaba resuelto.
Una de las características de este vínculo afectivo es la codependencia, es decir, Maricela le cuidaba sus borracheras, sus resacas y le resolvía todo.
Se creía indispensable para Vicente. Pero no solo eso, también con todo el poder que se "suponía" tenía sobre él, se daba el lujo de agredirlo y correrlo cuántas veces quisiera, al final, de todos modos, Vicente siempre volvía.
Pero hoy, no volvió- y lo que es peor-, Vicente ha sostenido durante doce años una relación paralela, y ella, Maricela, no quiso enterarse, aunque lo sospechaba, jamás lo confrontó.
Y en este momento, ella no sabe vivir sin él. No sabe estar en el mundo sin agredir a su "hombre" que tanto ama.
Lo que más llama mi atención es que cuando se le pregunta a Maricela, una pregunta obligada por todo terapeuta es:
Qué necesitas ahora?
Ella contesta que él regrese.
Pero si cuando estaba se quejaba, lo agredía y también lo lastimaba y se tornaba cruel. Es decir, Maricela se encuentra en una situación en la que la siguiente oración la define:
Mal con él y peor sin él.

Parte del problema es que Maricela no sabe estar con ella misma. No se da cuenta de cómo su violencia genera resentimiento. Eso no quiere decir, que Vicente no tenga su cincuenta por ciento en el asunto, pero independientemente de que Vicente regrese o no. Maricela ha buscado ayuda para sanar pero no la relación con Vicente, sino la relación con ella misma, ese sería un objetivo terapéutico y de crecimiento personal.

Gracias Maricela por tu gran historia y por tu coraje para enfrentar tus propias dolencias internas puestas en Vicente, pero al final, tienes que hacerte cargo de tu propia existencia.

Expreso mi gratitud a todas las personas que me envían sus maravillosas historias y que de alguna manera entran al sitio de www.cecreto.com y emprender un proceso de Recuperación de la Confianza en el Amor. Pero es un amor hacia sus propias personas, hacia la vida, pero sobre todo, a su apreciación como seres humanos que son capaces de elegir que circunstancias desean para sus vidas. 

Entra a nuestra página suscríbete al boletín y recibe de manera gratuita: 
Los Diez Mandamientos de la Vida en Pareja
Gracias por leerme, mi misión es la calidad de vida emocional y su impacto en lo social.

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform