Ana Giorgana

miércoles, 28 de diciembre de 2011

La miopía del amor...

Ana Giorgana

La miopía afectiva, es un término acuñado pro mí en analogía a la vista y sus defectos del sentido de la vista. Un miope en términos físicos es aquél que pierde su visión de lejos, es capaz de percibir todos los detalles en su vista cercana, pero no puede o se encuentra incapacitado para ver las cosas en perspectiva, o sea, de lejos.

Así en el amor, cuando estamos enamorados, estamos tan cercanos a nuestro ser querido que vemos todos los detalles pero no los percibimos tal cual, porque una cosa es ver, otra mirar, y otra, por supuesto, percibir. 

Así la miopía del amor, se encuentra en el enamoramiento, todos los detalles se nos muestran con claridad. La percepción del ser amado es maravillosa, increíble, lo vemos con todos los detalles, con todos los atuendos y somos capaces de amarle con esa vista maravillosa que envuelve el amor, el enamoramiento y la ilusión.

Pero como sucede con toda miopía, no solo necesitamos mirar lo que está cerca, también lo que está lejos, y esto es:
- sus formas y maneras de comportarse.
- sus estilos y formas de relación.
- su familia, cuáles son sus valores y formas de vincularse.
- sus pensamientos y sentimientos hacia nosotros.
- sus celos, sus formas de agredir y también sus maneras de amar.

Para quien padece de una miopía amorosa estas perspectivas a largo plazo, es decir, a lo lejos no están disponibles en el momento.

Se requieren lentes, anteojos para poder ver con claridad a lo lejos, y si lo pasamos al terreno amoroso, quiere decir a largo plazo. 

O bien, con un visión mucho más extensa que solo la pareja que tenemos enfrente que nos emociona  y nos llena de amor y de enamoramiento y de ilusión que ahora sí, hemos encontrado a nuestra pareja perfecta y maravillosa, que cubrirá todas nuestras necesidades y carencias.

La realidad siempre se impone. Requerimos de anteojos con una, dos o tres dioptrías para darnos cuenta que estamos siendo muy miopes en nuestra vida en pareja. No vemos lo que los demás ven, y exclamamos:

¡Qué estarán ciegos para no ver lo que yo veo!

Pues sí, muy ciegos ellos y nosotros. Necesitamos de unos anteojos que nos den una perspectiva a largo plazo, es decir, con una visión más allá, más lejana, y para obtener esa mirada, requerimos de unos lentes, y esos anteojos se llaman conciencia ya atención.

Atención para detectar las señales de la infidelidad, de los celos, de la agresión, del abandono y del narcisismo.

A veces, se requieren lupas y lentes muy grandes, potentes como los de los telescopios para ver más allá de las estrellas, pero nos negamos a aceptarlo.

La miopía del amor, es un mal muy común y todos lo hemos vivido, pero no por eso, quiere decir, que no tengamos que ayudarnos con algunos anteojos, esos, se llaman estar más conscientes, detectar las señales, buscar un terapeuta o cualquier otro tipo de ayuda, si es que tu relación solo puede definirse en términos de disfuncionalidad.

Gracias por leerme, mi misión es la calidad de vida emocional y su impacto en lo social.

Te invito a que visites nuestro sitio, Cecreto y en él contamos con los lentes necesarios para sanar, para ver y para percibir mejor.

Contamos con material electrónico que seguramente será de tu interés y Recuperar tu Confianza en el amor, o bien el Amor narcisista, un amor profundamente destructivo.

 Además, si te inscribes a nuestro boletín, recibirás, totalmente gratis el material electrónico: Los Diez Mandamientos de la Vida en Pareja