miércoles, 8 de febrero de 2012

Si supieras cuánto te amé, jamás te hubieras ido...

Historias Reales de Personas Reales...

El gran problema fue que mi amor te lleno de asfixia, te lleno de tedio, te lleno de dependencia y también te lleno de desamor.

Si supieras que estuve a punto de dar la vida por un amor tan profundo por el que te amé, jamás te hubieras ido a otros puertos.

El problema fue que mi amor lo confundiste y yo también, con apego, dependencia y control.

Sí supieras que te amé intensamente y ahora, recuerdo, pienso y me atormento por todos esos momentos mágicos, que siempre eche a perder por los celos, la inseguridad, mis modos agresivos y por no comprender que la vida en pareja no es sumisión sino amor.

Sí tan solo supieras que has sido mi gran amor, pero también, mi gran dolor.

Te amé como a nadie, en mi vida, bueno, ni a mi mamá la quise tanto como a ti. Y finalmente, te fuiste y ya no estás!

Pero sí tu supieras cuánto te amé, cuánto deseaba estar contigo y de qué manera fuiste importante en mi vida.

Pero hoy, la vida sigue, y sí tu no quieres, no puedes, o no te interesa estar conmigo, lo acepto, pero sólo quiero que sepas que siempre, en el momento, de nuestras vidas, siempre, siempre, te ame.  Te ame y ahora me encuentro en el anhelo, en la tristeza por tu amor...

Y lamento que esto haya terminado, por qué Yo siempre estuve ahí.

Siento profundamente tu abandono, tu infidelidad, tu no estar.

Pero sí hubieras comprendido un momento lo mejor es que estábamos juntos.

Parece un discurso melancólico y lleno de tristeza.

La ansiedad y la depresión son formas de no vivir en el presente no dejes que te consuman y recurre a los especialistas, la terapia es una gran herramienta que te lleva a despegar desde todos los lugares posibles para un mejor bienestar emocional.


Ana Giorgana



Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform