Ana Giorgana

miércoles, 11 de agosto de 2010

Te acuerdas el día qué...

Te acuerdas el día qué:

  • Me dijiste que siempre estaríamos juntos..
  • Yo era el hombre o la mujer de tu vida.
  • Nos juramos amor por siempre.
  • Simplemente nos miramos y sabíamos que hablábamos de amor.
  • Compartimos un beso, un abrazo y te dije que te amaba.
  • Siempre nos sentimos acompañados.
  • Compartíamos hasta el último momento de nuestra existencia.
Era maravilloso ver y sentir y recordar cuánto nos queríamos, nos amamos y disfrutamos de ese gran complicidad y amor, sin embargo, hoy, al pasar el tiempo, al darme cuenta que te has ido, que ya no estás en mi vida, me doy cuenta que la realidad y las circunstancias nos orillaron a abandonar la relación y los recuerdos. Pero por más que lo intento no puedo dejar de de acordarme el día qué:

  • Por primera vez me fuiste infiel.
  • Me dejaste en una soledad llena de agobio y asombro frente a tu indiferencia.
  • Me heriste profundamente con tus palabras de desprecio a mi persona.
  • Me humillaste frente a nuestros amigos y te expresaste como si Yo fuera un ser despreciable.
  • En los momentos más difíciles de mi vida experimenté una gran soledad: cuando nacieron nuestros hijos, cuando mi padre murió, cuando me operaron y también cuando me robaron.
Te acuerdas cuando con lágrimas en los ojos te pedía que me abrazaras porque tenía un gran dolor en mi alma y entonces, me dijiste que me hacia falta ser fuerte y tu no podías vivir con alguien débil y vulnerable.

Ese día tome la determinación que jamás volverías a hacerme daño y he recuperado el gran amor que tengo por mi. Y ojalá recuerdes el día que abandonaste el proyecto que teníamos en común, por mi parte, Yo ya lo dejé atrás, pero solo quiero decirte, que en la vida existen compromisos y verdades. Y tú, no puedes más estar en mi código de vida.

Ana, gracias por publicar mi testimonio.
Rebeca.