martes, 4 de octubre de 2011

Todos los hombres son iguales y las mujeres también...

Historias Reales de Personas Reales...


En el proceso de nuestras vidas hemos escuchado un sinfín de veces decir: ¡Todos los hombres son iguales! O bien, ¡Todas las mujeres son iguales!

La realidad es que se refieren a una creencia, ni todos los hombres se comportan de la misma manera, ni todas las mujeres hacen lo mismo, ni actúan de la misma forma.

Llegar con esa creencia a una relación de pareja, es esperar, que los hombres maltratan, que las mujeres son
infieles, o tal vez, que el poder lo lleva el hombre y la mujer tiene que aguantarse. Es estar dispuesto a que eso que yo creo se cumpla.

Y qué creen, sí se manifiesta.

Las creencias limitan la relación y acha tan la experiencia de la misma, es decir, sí yo creo que todos los
hombres son infieles, entonces, cada vez que mi pareja no me llame, salga con los amigos o lo envíen a un viaje de negocios, mi primer pensamiento será que seguro se va a ir con otra persona con la que me está siendo infiel.


 Puede que sí, pero puede que no, pero para mí, todo ese tiempo de espera para aclarar mis sospechas, se convierte en angustia, inseguridad, trato de hablarle, de asediarlo, de saber dónde está, con quién…

Sí mi pareja ha decido ser infiel, siguiendo este ejemplo, lo será independientemente de que yo lo cele o no.
Sin embargo, aquí lo que quiero resaltar es la interpretación que nosotros hacemos hacia la conducta del otro, de acuerdo a mi creencia de que los hombres son infieles.

Y vivo en un infierno, aunque eso no sea cierto.

Es por ello importante que revisemos nuestras creencias frente a los hombres y las mujeres, para saber
qué esperamos de nuestra pareja, independientemente de su actuar y de nuestra manera de mirar e interpretar las cosas.

Curiosamente nuestra psicología siempre apoya nuestras creencias, es decir, generalmente elegimos parejas
que van a confirmar dichas dogmas en los que nosotros hemos creído.

Cuando en mi experiencia tuve la posibilidad de vivir con un padre responsable, proveedor, cariñoso, así es como yo creo que todos los hombres deben comportarse y sí mi madre estuvo en casa o trabajaba, también así estoy segura qué considero que los hombres necesitan comportarse.

El problema es que el hombre trae un modelo y la mujer trae otro respecto de lo que se espera de hombres y mujeres.
Por supuesto que la sociedad también marca sus propios modelos.



Yo lo invito a que realice un proceso de reflexión interior y personal y realmente evalúe que piensa de
hombres y mujeres, en qué son iguales y en qué son diferentes, en las expectativas al otro, se encuentra lo
agradable y lo desagradable.

Mejor dejemos de creer que las personas, llámese pareja, tíos, primos o hijos deben ser y comportarse de
acuerdo a los dogmas, es más importante reconocerlos por lo que sí son y valorar su presencia
en nuestras vidas, que centrarnos en ideales de comportamiento que quizá sí muchos hombres y
mujeres son iguales , pero muchos no… analícelo y llévelo a su experiencia, usted tiene la mejor
respuesta…

Ana Giorgana
www.cecreto.com
Suscríbete al boletín es gratis

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform