Ana Giorgana

martes, 20 de julio de 2010

Los celos obsesivos...

Se refieren a esa insistencia persistente sobre la infidelidad y otros aspectos de la pareja de manera persistente, pero que generalmente son infundados. El celoso siempre está como detective tratando de adivinar las intenciones de la conducta de su pareja. Por supuesto, que existen en estas relaciones situaciones de una gran violencia y dolor en la pareja.
Los celos obsesivos no dan la posibilidad de réplica ni de defensa, atraviesan como flechas llenas de odio, de enojo y de pasión. la sospecha siempre está bajo la manga. La pareja " siempre algo se trae entre manos, entre pies y entre el pensamiento".
Vivir con alguien enajenado de celos obsesivos es una experiencia desgarradora como vivir en el mero infierno. Es una vivencia que entorpece cualquier tipo de confianza, de ser auténticos y llenos de vida y de sociabilidad.
Cuando uno se relaciona con personas que padecen los celos obsesivos siempre uno siente que va a ser quemado vivo con justificación o sin ella,
por tanto, los celos patológicos, la celotipia, es una forma de relación destructiva, que deja cicatrices profundas, en el alma, en la vida y en el corazón.
Se le entrega a la pareja la confianza y esta la traiciona.
Se le entrega el amor y éste se ve cuestionado.
Se le entrega la vida misma y esta se ve taimada por su desconfianza y agresión.  Los celosos obsesivos son capaces de todo con tal de afirmar sus sospechas.
Mienten porque distorsionan la realidad. Vivir con alguien que posee esta enfermedad celosa, siempre es estar rayando en la locura.
Sí te encuentras viviendo en una situación de esta naturaleza, tal vez, necesitas ayuda, en mi libro Cómo Recuperar la confianza en el amor. Puedes acceder a material que te de luz en este sentido.
Pero no dudes en consultar a un especialista, siempre existe un camino para la solución. Yo te invito que entres a nuestro sitio, Cecreto y adquieras de manera gratuita el material: Los Diez Mandamientos de la vida en pareja.
Ana Giorgana