sábado, 22 de enero de 2011

Es tan corto el amor y es tan largo el olvido...

Historias Reales de personas Reales


Llegando esta noche a casa después de una cena espléndida con amigos. Escuche la historia de uno de ellos, que me conmovió hasta el corazón. Y me llevó a pensar en el verso 20 de Neruda; en el que habla de este amor, que tal vez, que tal será, que yo no está, pero que aún sigue ahí en la presencia de la vida y del alma.

Enrique comenta en la reunión, mi vida transcurre de maravilla, pero no se sí aún la amo, sí la extraño o es sólo un dejo de mi soledad y melancolía. Pero lo que es una realidad es que la presencia de Angélica sigue en mí como el primer día de su existencia.

Sus recuerdos se aparecen en todos lados. Su sonrisa. Sus enojos y hasta sus modos de bailar me entorpecen.

Enrique es un hombre exitoso, ecuánime, lleno de vida y de amor a la misma, pero es evidente que sus pensamientos, sus emociones y su entrega emocional están depositados en la figura de Angélica. Ella fue alguien muy importante en su vida. Y ahora, siempre la recuerda, no sabe sí aún la ama, tampoco está consciente de sí la necesita para vivir, la realidad es que ha vivido sin ella.

Pero existen momentos en que la nostalgia de Angélica y las vivencias con ellas fueron únicas, las mejores quizá, de su vida. Enrique solo se sintió amado y aceptado por ella, pero lo descubrió en la distancia y no en la presencia.

Por momentos se cuestiona si sería mejor buscarla. Tiene miedo: sus periodos de olvido son tan largos. Y siempre con otras personas, en su trabajo, con sus amigos y en lo más trivial,  el recuerdo de ella aparece como una sombra.
"Es tan corto el amor y es tan largo el olvido"

Con ello quiero decir que existen personas y parejas en nuestras vidas que serán inolvidables, extraordinarias, pero no por ello, tenemos que abandonar la responsabilidad propia, la necesidad de seguir viviendo y tomar las riendas de nuestra propia historia.

Las imágenes, las vivencias y la significación de ese gran amor son muy importantes en nuestra existencia. Y a veces, como dice Neruda, "es tan largo el olvido".

Y yo, agrego:  tal vez, no podamos olvidarnos jamás, pero eso no quiere decir que nuestra vida se detenga en el recuerdo. Lo guardamos en nuestra vida y agradecemos haber sido parte de esa experiencia y esa vida, porque si me cuesta tanto trabajo olvidar, es porque seguramente, fue una relación plagada de humanidad.

Pero requerimos volver a la realidad, es decir, a nuestro "aquí y ahora" de nuestra existencia. Entonces contamos con que la vida nos ofrece otras oportunidades y darles a esas personas que no podemos olvidar, un lugar especial en nuestro corazón.
Gracias por leerme, mi misión es la calidad de vida emocional y su impacto en lo social.
Visita nuestro sitio siempre está lleno de aspectos interesantes sobre la vida en pareja, las relaciones humanas, pero sobre todo la relación con uno mismo.

Quizá me faltó mencionar que mi amigo Enrique esta noche solo estaba lleno de los recuerdos, pero su vida, también está llena de significado y sentido. Así nos pasa recordamos y volvemos a vivir y anhelamos, pero no por eso, estamos estancados en la relación pasada. Solo tenemos que mirar para adelante y saber qué es aquello que más nos conviene.

Y aunque el olvido sea largo, no es imposible.
Ana Giorgana
Te invito a que entres en nuestro sitio www.cecreto.com

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform