Ana Giorgana

miércoles, 27 de abril de 2011

Rocío se recupera de su anorexia: que se desencadenó por su mala relación con Leobardo

Historias Reales de Personas Reales...
Hoy es un día muy especial porque Rocío sale de la clínica de recuperación en Anorexia por un "mal de amores"
Y por ello, he decido dedicarle este espacio en el que nos comenta:
" mi vida siempre estaba en función de Leobardo, él era un hombre encantador en todos los sentidos, sin embargo, siempre existió en la relación una exigencia a la perfección. Él quería que Yo fuera la mujer que no era, tenía que fingir y a una vida de gran disciplina, no era Yo, era un ente que siempre estaba a expensas de sus deseos, de sus ganas pero sobre todo, de sus ideales".
Por tanto Yo me exigía a ser mejor cada día, pero cada vez que lo intentaba, Leobardo siempre encontraba algo para mejorar.

No pude más, estaba sometida a una gran presión:
  • ser la mejor mujer.
  • ser la mejor anfitriona, porque Leobardo disfrutaba de invitar con frecuencia amigos a la casa.
  • ser la mejor madre.
  • la mejor profesionista.
En el fondo Yo me exigía reconocimiento, admiración pero eso nunca funcionó.
Hoy salgo de la clínica de recuperación de la anorexia, y si lo piensas bien, esta vida de la gente que no se alimenta literalmente hablando, tampoco está dispuesta nutrirse de la vida, de las emociones, pensamientos y de todo lo bueno que la existencia plantea.
Aprendí que es mejor una gran paz interior y publicar parte de mi historia para que otros se beneficien que seguir aislada y al lado de un hombre que solo ve en mí: 
defectos, traiciones, insuficiencia, desprecio y humillaciones.
Si te encuentras en una situación similar, no dudes en ponerte en manos de un especialista.
En Cecreto contamos con todo para colaborar en la superación personal y te invito a que visites nuestro sitio:
Gracias por leerme mi misión es la calidad de vida emocional y su impacto en lo social.
Suscríbete a nuestro boletín y recibe de manera gratuita:
Los Diez Mandamientos de la vida en pareja..
Mi gran aprecio a Rocío por mandarnos su historia y le deseamos una pronta recuperación, por cierto, Rocío me ha pedido colaborar en nuestro sitio  y las puertas están abiertas para todo aquél, que como Rocío están en el camino del desarrollo personal.
Ana Gioergana