Ana Giorgana

jueves, 5 de agosto de 2010

Dejaste de ser interesante para tu pareja?

En qué momento se acabó el amor, en qué momento se esfumó el interés y en qué momento dejaste de vivir sin mi presencia. Aún cuando estamos juntos, pareciera que no tienes una liga emocional conmigo, ni que estás motivado por mi vida por mis cosas, por mi persona, por mi propio amor hacia ti.

No es que existan problemas en la relación sino que el amor narcisista no se expresa, se escurre, se experimenta un frialdad afectiva hasta en el alma. No es que no te ame, solo que dejaste de ser interesante para esa persona que requiere de grandeza todos los días. Y, como lo cotidiano mata lo espectacular, en lo cotidiano precisamente es donde el mayor desprecio se vive.












Aunque no lo creas no eres tú y si eres tú, es decir, vivir al lado de un narcisista es como estar enfrente de un espejo en el que no ves tu reflejo, por el contrario, tienes que ser lo que no eres, tienes que danzar un baile que no conoces, tienes que ponerte un traje que no te queda y también tienes que ser esa persona y no tú.

Ante su grandiosidad es necesario que no basta con ser brillante tienes que ser estupenda a sus ojos. No solo tienes que ser elegante, tienes que lucir siempre como estrella de Hollywood. No basta con hablar bien, tienes que hacerlo con gran propiedad. Olvídate para siempre de tus pesares, solo los de los narcisistas son importantes.

Su gran vacío ni siquiera les permite admitir su necesidad de ti. Es más, nadie puede permanecer brillando todo el tiempo para el otro.
Sí dejaste de interesarle a tu pareja, tal vez, te encuentras viviendo en una relación narcisista. Pero solo tu puedes comprobarlo. Sí te sientes ignorada, poco vista, que tus necesidades no cuentan, que estas llena de miedo y dolor y de todos modos no encuentras apoyo y solidaridad. Además en tus noches más oscuras del alma siempre se hace el huidizo y tu te quedas con un gran sentimiento de soledad y desolación.

Entonces, sí, seguramente tienes un vínculo de estilo narcisista, y si lo sabes bien, es un amor altamente destructivo. No sufras más, que no es tampoco la última estrella del firmamento, aunque por momentos te lo parezca.

Espera el próximo lanzamiento de Cecreto:
El amor narcisista: una relación profundamente destructiva.
Gracias por leerme, mi misión es la calidad de vida emocional.
Ana Giorgana