Ana Giorgana

viernes, 6 de mayo de 2011

Las crisis de aniversario...

Historias Reales de Personas Reales...
Los seres humanos somos personas que están íntimamente ligados a los acontecimientos significativos.
Los aniversarios, las fechas importantes, el día que nos casamos, cuando tuvimos a nuestro primer hijo. Son fechas emocionales que nos ligan a un evento que tiene trascendencia en la vida.
Felipe nos cuenta que hoy es el día en el que su vida cambió para siempre. El mismo día de su tercer aniversario de novio con Ingrid, ella le dijo que quería un tiempo. Él está muy triste porque ese mismo día pensaba pedirle que se casara con él.
Ella desde hace tiempo ha estado distante y lo trata con frialdad. Ingrid no está con nadie y no le interesa ninguna relación, solo siente que ya no se siente entusiasmada y feliz en la relación con Felipe.
Su gran inteligencia le dice que es un buen chico, que la quiere, que tiene un futuro prometedor, que es responsable, además la quiere y la respeta.

Pero en su interior algo desde hace tiempo está roto, agotado y sin motivación. Ingrid ha sido sincera con él.
Felipe está enojado, frustrado, desilusionado y triste y siente que esta fecha lo ha marcado para siempre.
Y en efecto, así es. Las crisis de aniversario son muy comunes. En algunas personas se muestran como tristeza, en otras como enojo o insatisfacción, y para muchas más, como una gran nostalgia.
La nostalgia es añorar algo que fue. Que tuvimos que ahora se ha ido de nuestra vida para siempre.
Es una situación difícil de sobrellevar, por supuesto que con el tiempo el dolor se mitiga.
Así como Felipe en esta circunstancia quiero hacer notar que en estas crisis de aniversario siempre se encuentran recuerdos como:

  • Hoy era el cumpleaños de mi papá.
  • Este día salí de la universidad.
  • Este día fulanita me cortó.
  • En un día como hoy nos cambiamos de casa.
  • Hoy hace tres años que me divorcié.
Y así sucesivamente, es un proceso normal que se vive en la psicología humana. Pero Felipe hoy la está pasando muy mal tratando de encontrar las palabras para ese desencuentro con Ingrid. Él queriendo unir su vida amorosa en un gran compromiso serio, como lo es el matrimonio. Y ella, pidiendo un tiempo para repensar y pensar.

Ambos tienen razón. Los dos sufren y se conduelen de su situación, pero solo el tiempo podrá determinar el desenlace de esta relación.
Estoy muy emocionada por todas las historias que llegan a esta redacción.
Te invito a que visites nuestro sitio www.cecreto.com y que descargues de manera gratuita:
Los Diez Mandamientos de la vida en Pareja.
En nuestro sitio Cecreto también encontrarás un sinfin de recursos para mejorar tu calidad de vida emocional.
Ana Giorgana