jueves, 16 de diciembre de 2010

Mi adicción se encuentra en el drama, dice hoy, Verónica en su consulta...

Historias Reales de Personas Reales...
Hoy hablo de esta historia con la plena autorización de Verónica, ella dice, en el fondo soy adicta al drama.
Todas mis relaciones de pareja, llevan el mismo destino: el drama, la violencia, el enojo, los celos y el abandono. 
Pero en el fondo lo que más me atrae es lo dramático de la situación, ni siquiera mi pareja en turno, sino la adrenalina que se derrama cuando me encuentro en una condición de estrés psicológico y emocional.
Hoy, por fin, Verónica, ha caído en la cuenta, que no importa si se llama Jorge, Pedro o Roberto, sino que su finalidad en toda relación de pareja, es pasar la vida entre víctima y victimario.
Claro, agrega, aunque Yo siempre quedo como víctima, siempre existen conductas mías, que provocan a mis parejas:

  • las asedio.
  • las celo.
  • desconfío
  • siempre quiero ganar.
  • ser el centro de su total atención.
Y cuando esto no se cumple estallo en cólera y en una ira incontralada contra ellos, porque al fin y al cabo, ese drama, le da sentido a mi existencia, a mi vida, me siento viva, creo que tengo algo porque luchar, porque vivir. 
Pero hoy, después de la consulta, realmente, me siento como una tonta, provocando fuegos, infiernos e infiernitos y luego trato de apagarlos.
Los apago con mis sentimientos de tristeza, con mi pobre concepto de mí misma y también con la desolación, porque después de cada drama me encanta que me pidan perdón, y en el fondo, Yo sola sé, que todo fue provocado para sentirme muy, muy importante y con una vida significativa de la pareja en turno.
Es un gran paso que ahora Verónica "cobre conciencia" de su participación en su relación destructiva, hoy por hoy con Manuel, pero no es él, es ella quien deposita en ellos, su necesidad de drama, y por supuesto, que siempre encuentra parejas que le permiten desbordar sus sentimientos, sus celos, su inseguridad y el poco aprecio por sí misma.
Lo que le representa un gran sufrimiento y bajo mi compañía y comprensión, ella, finaliza la consulta:
Sé que no me conviene, sé que no es lo que quiero para mi vida, pero es como si tuviera que renunciar a esa relación sin desearlo, solo porque es lo mejor para mi.

Realmente como terapeuta me siento conmovida frente a esta conclusión, pero comprendo que los procesos de crecimiento requieren de una mira interior para salir del sufrimiento del drama y de su adicción.
Claro que es necesario agregar, que mi paciente no se llama Verónica, pero al final: ¿importa el nombre?
Algunas veces, alguno de nosotros, en alguna relación, de alguna manera nos hemos involucrado de esta manera, lo mejor, lo más importante y significativo, es saber que nos encontramos con alguna adicción a lo dramático.
Contar con una adicción al drama es estar seguros que seremos la víctima, pero realmente vale la pena continuar así o construir una historia de vida y de amor con la persona más importante en mi vida, la cuál Soy Yo.
Gracias por leerme, mi misión es la calidad de vida emocional.
Te invito a que visites nuestro sitio:www.cecreto.com

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform