domingo, 13 de marzo de 2011

Un domingo como cualquiera sin ton ni son...

Historias Reales de Personas Reales...
Un domingo como cualquiera sin ton ni son. Es decir sin amor y sin desamor. Sin ilusiones y lleno de contradicciones, y todo, porque Andrés ya no está a mi lado, comenta Karina. No me explico la vida sin una pareja. Mis domingos son de hastío, de aburrimiento, de enojo y de resentimiento.
Me da coraje que él ya no esté conmigo. Lo peor es que los domingos se vuelven un tormento, todo el tiempo me pregunto:
  • Dónde estará?
  • Con quién?
  • Qué hará?
  • Andará con alguien más?
  • Se acordará de mi?
  • Estará en su casa pensando en mi como yo en él?
  • Qué pensará?
  • Volverá conmigo?
Y así, todo el tiempo libre de Karina está centrado en la ausencia de Andrés. Qué experiencia tan desgarradora para quién tiene que vivir muchos domingos sin "ese gran amor, que le daba estructura y sentido a su vida".

Por supuesto que el problema no es Andrés, es Karina, no puede hacer nada por sí misma. Tiene cosas que estudiar porque pronto presentará su examen profesional, pero no puede ni darle la vuelta a la hoja de la tesis de tanto dolor.

También la han invitado a pasar el fin de semana fuera con algunas amigas y se niega. No tiene ganas. No tiene espacio mas que para la ausencia de Andrés.

Karina en su historia no especifica hace cuánto tiempo Andrés ya no está en su vida tampoco habla de las causas de la separación.

Solo refiere estar muriendo en vida porque ese amor ya no está disponible para ella. Y ahora qué hacer con ella misma?

Qué tiene que hacer Karina?
Quizá nadie pueda darle la respuesta, lo que es una realidad, es que ella tiene que continuar realizando su vida con Andrés o sin él.
Saber qué desea ella, qué quiere y replantearse, sí en realidad ese amor de Andrés que tanto añora, que tanto desea y que la somete hasta la melancolía vale la pena.
Gracias por escribirnos y aprecio mucho que me lean, mi misión es la calidad de vida emocional y su impacto en lo social.
Te invito a que visites nuestro sitio
Ana Giorgana

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform